FptRuedas

martes, 20 de agosto de 2013

dias con 24 horas

había llegado el fin de semana, ese que se tenia apuntado para hacer pruebas para la Alpenbrevet, ese que dicen que es La Perico, se me hace raro, y no voy de sobrado, que mientras unos preparan esta marcha durante muchas semanas, yo voy para preparar otra, para saber sensaciones, es algo que choca, es algo raro, pero así mato un par de pajaros con la misma bala, primero paso un buen fin de semana con los amigos, segundo comemos cochinillo y de paso, damos un paseo por la Sierra Segoviana, por suerte salio todo a pedir de boca, comenzando con la Fiesta del Pueblo, de copas hasta las tantas con un gran amigo, al día siguiente rematamos con bodegada de primos, para así esperar a Guille que se acercara al pueblo y así ir en un coche, el trayecto se hace rápido, pillamos los dorsales y a cenar recordar con viejos conocidos batallas, y conocer nuevos compañeros de sufrimiento, pero aquí andan todos finos, pero con mentalidad sana, sin obligar ni imponer su pensamiento, pero, la leche, todos querían bajar unos tiempos que para mi ya me parecían la impensables, pero todo fuera por el cochinillo.
el hotel no podía estar en mejor sitio, ya que salimos por la puerta y allí estaba el acueducto, así que sin estres, que si carreras para arriba, ni carreras para abajo, con puntualidad española, salimos cinco minutos después de lo establecido, pero con mucha calma ya que los 10 primeros kilómetros, eran neutralizados, así que, aunque fuera, en subida los típicos nervios de mucha gente, que por pensar que hacer un sprint de varios kilómetros va adelantar mucho, de tal forma, como yo me manejo tan "bien" en estas lides, me dejo caer, los compañeros, con mas cicatrices de otras guerras, ya los perdí, que tengan suerte, yo quiero llegar, no tengo prisa, ya se ira abriendo la carretera a medida que vamos ganando en % la inclinacion, llegamos a la Granja, giramos a la derecha y comienza puerto, todavía hay mucha gente, pero ya se ve que sin estar madura la gente caen poco a poco, por aquí la carretera tiene indicaciones a lo "alpe" (kilómetro-%medio), se hace mas ameno, e intentar esquivar, para no perder el ritmo, a falta de kilómetro y medio, se me enciende la bombilla, intentar quedar en tierra de nadie, para así hacer el descenso lo mas cómodo visible, sin mucho suicida a mi lado, así que lo consigo llego, así que el descenso de, en primer tercio, disfrutando como un enano, pero derepente aquellos que pase en la subida, a tumba abierta, sin dolor y muchos sin cabeza, no pasa nada, dejo un poco de distancia con el de adelante y vigilo los de atrás, bajo cómodo, procuro beber y comer, pasamos por Racafria que estaban de fiesta a esas horas, ya sabéis muchos nos ven tan raros como nosotros a ellos, pero por animar que no fuera, tramos de adoquin, recordando a la "clásica" y enfilando hacia Morcuera, quizás el mas peligroso, por dos razones, una ya se comenzaba a notar los grados en la chepa y no había arboleda donde esconderse, así que con tranquilidad tocaba otra vez a la misma rutina, a los que había pasado subiendo NAvacerrado y me habían adelantado bajando, otra vez a pasarlos, con algunos da gusto, otros van de lado a lado, hay que contar hasta tres acelerar y darlo por bueno, sigo con mi ritmo, sigo sintiendo bien, sin fijarme en nadie, a mi bola, llegamos a coronar "Avituallamiento 1 km", venga que paramos un momento, salgo de la curva a izquierdas y...el avitullamiento, la leche que fuerte, de ilusión vivimos algunos, repongo agua, como un poco, me fijo que algunos que pase, ni paran, pienso quedan 100 kilómetros y dos puertos, pero bueno ellos sabrán, descendemos hacia Miraflores, seguimos recuperando, llegamos al final curva de 180 grados, gracias que había publico que pilota, oías, en descenso "SACAR PLATO, METER CADENCIA" giras esos grados a ciegas y te encuentras con un muro de 300 metros, las piernas se ponen carton piedra y la cabeza, miña nai querida, la metas en el manillar y vamos a sufrir, pasados los dos primeros kilómetros, aun subiendo ya puedes meter plato hasta los últimos 3 donde ya comienzan a subir el porcentaje, se puede hacer duro, pero no se lo que queda, a falta de 500 metros para coronar me encuentro con una familia que ofrece Coca-Cola, el padre y la madre, uno a cada lado, 20 metros después el hijo recogiendo los vasos, una pasada, para rematar el puerto un camión lleno con botellines de Isostar para todo el mundo, pillo uno, y en antes de cerrar lo ojos ya lo bebí, podía llevarlo, pero cuanto menos peso, casi que mejor, el puerto de Canencia liquidado, descendemos, se hace un autobús y camino de Lozoya el aire pega de cara, me encuentro muy bien, entramos en la población y comienza Rascafria, vamos que nos vamos, regulando, no hay prisa, se empieza atragantar, la cabeza funciona bien, el puerto es bonito y cuanto mas subes mas guapo, a falta de 4 kilómetros, hago un mal movimiento haciendo el gili, y se me contractura la pierna derecha, subo rápidamente coronas, espero no bajar, ya que después costaría arrancar un huev... baja el % intento estirar encima de la bici, quizás falta de hidratacion, bebo todo lo que tengo y espero al final del puerto, relleno agua y me bebo unos cuantos botellines mas, me JODE ver algunos que tirar el botellín fuera de las papeleras, que pasan van a ganar 2 segundos, 3,.... descenso, me pareció el mas roto de todos, trafico abierto, alguno que le faltaba reflejos, con calma que esto esta en zurron, llegamos al final, quedan 60 kilómetros pestosos, así pillamos un ALSA SUPRA y a relevos, intentando, que los que fueran muertos hacerles la vida un poco más fácil, vamos pillando a gente que intento por su cuenta, les animamos que se pongan a cola, unos lo conseguían, otros te miran con un cara como si hubieran visto al mismo diablo y se dejan llevar, pero con viento que pega de cara es imposible NO sufrir, ultimo kilómetro alguno que venia muerto salta un demarraje que hace historia, señores yo me dejo caer, yo voy a disfrutar de otra marcha culminada, yo voy a recordar estas buenas horas de ciclismo.
después de recoger diploma, ducharnos, toca a lo que íbamos a Segovia, comer cochinillo, contamos historias, y sin darnos cuenta nos dieron las 6 de la tarde, montamos todo en el coche y zapatilla para casa, cuando llegue a la 1.30 ya no había persona física, pero estaba lleno, había descansado la mente, el día paso a tener 24 horas.

paz, bien y muchas risas
f.p.

World Clocks