FptRuedas

domingo, 22 de mayo de 2011

estaba equivocado



llego el fin de semana de los Lagos, no estaba muy convencido de como me respondería el cuerpo ya que el entreno fue un poco escaso, en la ultima semana le había dado cuerpo de lo lindo, y iba tranquilo sabiendo aunque sufrirá llegaría arriba.
el viernes después del trabajo arrancamos para Asturias, el día no presagiaba algo bueno, pero pasado el agua de Mondoñedo y pasando Gijon el tiempo empezaba a cambiar, así que después de llegar cansados conseguimos con diligencia los dorsales, abrimos la bocas con los stand y las bicis, y fui a solicitar la Trek Madone 5.9 me faltaba fotocopia de dni, pero lo conseguí en el camping de Rivadesella, muy amable.
llegamos a las 8.30, me cogieron las medidas para la bici y para la meta ESTABA EQUIVOCABO como va el carbono, el peso 7,200 pero al mismo tiempo una fiabilidad tremenda
pasada las 9 arrancamos como motos, yo estaba en primer tercio, pero los empujones y la tensión me hizo ser precavido y dejarme ir y poco a poco me fui para atrás, en un abrir y cerrar de ojos estábamos pasando por Arriondas, se estaba formando un tercer grupeto, que fue en donde me quede a ver mejor "ambiente" entre frenazos, un EHH, o un CUIDADO, pero dios mio aquí no saben indicar con un pequeño gesto un bache, un coche, un estrechamiento, nada a sacar el cuchillo y de caza, mientras andaba pensado este llegamos a Rivadesella, joder ya estamos en Rivadesella, una primera cuesta y casi nos damos por saco todos, los que van delante, deben pensar que son Contadores, pero parecen mas seguidores de Schlek, o cadenas rotas o desmontadas, en lugar de apartarse, ahí en medio de la carretera con el culo en pompa, si lo que merecen alguno es contratar a asno y que se ponga las botas, después de ese primer apretón, me digo, cojonudo cada uno a su sitio, después de escasos 1000 mts volvemos a llanear, y cuando pensaba que ya iba a ser tranquilo, aparecen todos los "quemados", otra vez a empujones, virgencita virgencita que llegue una subida como dios manda, miro la hoja de ruta no queda mucho para el primer avituallamiento, eso significa que después de ese punto llega una pequeña tachuela el Alto de Torneria, ahora si, comenzamos a tener espacio, y poco a poco vamos para arriba, me meto en un grupo, escucho decir, "mejor despacio que es un puerto que engaña y deja vacio", yo voy tirando la Trek quiere guerra, se deja llevar, aprietas un poco y rueda a lo bestia, trasmite muy buenas sensaciones, a mitad de puerto, entre la vegetacion se ve al fondo por donde vamos, hay niebla baja y eso nos engaña un poco, pero mejor porque se las trae de narices, una vez arriba, para abajo, descenso bonito y apasionante, (aquí se me fastidio la cámara de fotos) y como es un no parar, otro vez para arriba ahora toca el Alto de Ortiguero, lo cierto que de este no me entere mucho, me sentía cómodo encima de la bici, todavía no andaba tirando de riñones y cabeceando, me estaba sorprendiendo de mi rendimiento, segundo avituañamiento, un agua, un plátano y por el final, nos juntamos 5 compañeros mas y sin decirnos nada comenzamos a relevos, muy cómodos, sin tensión, hasta que vimos unos que se habían enganchado haciendo lo mismo, un pequeño respiro pero se volvió a coger confianza, en eso nos cruzamos con vasca, no era cualquiera era una puñetera abuela que llevaba al marido con la lengua fuera, que gusto ver a los vascos, les va lo de la bici, pero sobre todo como animan, te llevan en volandas, pie de puerto mucha pero muchisima gente, el tiempo mejorando, abrir maillot y para arriba, me sigo sintiendo bien, me encuentro demasiado bien, ahora a disfrutar y a encontrar a mi compañera, había dejado abajo el coche y se tiro a caminar para arriba, voy adelantando a mucho muerto, me siento bien, van pasando los kilómetros, llego a la Huesera, la gente no sabe hacer una linea recta, parece que salio de la taberna con un par de lingotazos encima, sigo sin ver a mi fiel compañera, allí estaba en la Huesera y el Mirador de la Reina, que alegría, un poco de chachara y por el ultimo tramo, me cruzo con Adriano, sigo estupendo, todavía no tiro de riñones, y por fin los lagos, queda la bajada final, la gente parece que dan el premio gordo de Navidad, con precaución dejo pasar a la gente que poco antes adelante, no me pienso jugar un leche sin venir a cuenta, picamos tiempo, avituallamiento, foto y a disfrutar de la gente, llego a la altura de Carmen y estamos de leria con unos amigos vascos muy majos que se hizo en la larga espera, después de no se cuantas batallas sigo para abajo monto la bici en el coche y me acerco al hotel de estos vascos que dejaron ducharme en su habitación, un detallazo, nos despedimos y a devolver la bici, me he enamorado, lo siento por la Merida, pero como va la puta bici, me despido de ella esperando que sea un: hasta pronto pillamos la comida, vemos el final de etapa del Giro y arrancamos para casa, llegamos cansados, pero satisfechos, mañana descanso.

el domingo, me levanto tarde y allí sobre las 9.00 arranco con mi Merida, vuelvo a la realidad, ESTABA EQUIVOCADO, desde luego quien quiera andar en bici no tiene escusas, solo hace falta ganas, pero desde luego, hay formas y formas, hay maquinas y maquinas, me tiro hacia Padron-Puentevea y para casa, aun ritmo suave, pero disfrutando del pedazo fin de semana que me ha rendido como hacia tiempo.



Paz, bien y muchas risas

f.p.

World Clocks